La casa

Artilugio nace con la recuperación y restauración de una típica casa porteña de los años 40 y la posibilidad, a partir de ese momento, de gestar allí innumerable cantidad de actividades artísticas.

Cuenta con un hall de recepción, un bar, una sala teatral con gradas móviles y rebatibles, una sala adicional de clases y ensayos, camarín y cocina.

Su ubicación en Almagro es ideal. A pocas cuadras del Parque Centenario, de los subtes B, A y múltiples líneas de colectivo. Sobre una calle de intenso movimiento y bares. Resulta fácilmente accesible y conveniente desde cualquier punto de la ciudad.